• El parque comenzó a gestarse ante la visita del Papa Pablo VI en el marco del 39° congreso eucarístico en 1968, para lo cual se construyó el templete eucarístico.

    El parque se bautizó con el nombre del libertador en 1979 y se construyó en etapas diferentes. La primera incluyó la plazoleta de eventos, los senderos, la terraza y el canal anexo al lago, así como la siembra de 3.300 árboles. La plazoleta tiene una capacidad para 80.000 espectadores y ha sido el principal escenario para la presentación de conciertos de artistas nacionales e internacionales y el desarrollo de festivales gratuitos como Rock al Parque y el Festival de Verano
     

  • En medio de la ciudad, con 19 hectáreas de extensión plenas de naturaleza, está uno de los lugares más lindos de Bogotá: el Jardín Botánico José Celestino Mutis. El Jardín es un imperdible para pasear y sentir el aire fresco y aromático de un bosque de niebla, de un herbario de plantas medicinales, de un bosque andino o, de un robledal; pero también es el mejor sitio para realizar un recorrido por el circuito de invernaderos y admirar la diversidad de plantas de clima cálido, seco y lluvioso. 

    Además, es un lugar para recrearse con la naturaleza, un espacio verde que ha contribuido al aprovechamiento del patrimonio genético y a la calidad de vida de los habitantes, velando por una ciudad más amable, sostenible y equitativa. ¡Es el mejor plan de naturaleza en plena Bogotá.

  • Situado entre las localidades de Suba y Engativá, es uno de los espacios irrepetibles para recorrer en Bogotá. Es el humedal más grande de la ciudad, con 222,58 hectáreas de extensión y un espejo de agua de 35 hectáreas con 2 a 3 metros de profundidad.

    Recorrer sus senderos es vivir una inolvidable experiencia de naturaleza en la capital. Es sentir el aire fresco arrullado por los sauces, alisos y eucaliptos; es conocer la abundante vegetación acuática con sus espigas de agua; es alistarse para un maravilloso avistamiento de aves, con muchas de las 74 especies registradas, como la tingua bogotana, el pato de pico azul, el cucarachero y la garza real.

  • Es el humedal con mayor número de especies de aves en la capital, tiene 150 registradas. Con 40,4 hectáreas de extensión, este cuerpo de agua forma parte del corredor ambiental del sistema Córdoba, Juan Amarillo y Jaboque.

    Córdoba es un lugar de una belleza paisajística sin igual, el mejor escenario para la práctica del aviturismo y para aprender sobre insectos como libélulas, mariposas y escarabajos, además de otras numerosas especies animales y vegetales, entre endémicas y amenazadas, que recorren sus áreas preservadas.

  • El parque Ecológico Distrital Humedal Santa María del Lago, constituye una muestra representativa de la estructura y función de los humedales de la sabana de Bogotá.  

    Mediante recorridos y diferentes actividades lúdicas y pedagógicas se analiza la importancia del recurso hídrico y los humedales como ecosistemas que brindan bienes y servicios ambientales. Sus visitantes tienen contacto directo con la diversidad de flora y fauna (especialmente aves acuáticas) propias de este tipo de ecosistema generando reflexiones y saldos pedagógicos sobre la importancia de la protección y manejo adecuado de estos sistemas.

Páginas