• Situado entre las localidades de Suba y Engativá, es uno de los espacios irrepetibles para recorrer en Bogotá. Es el humedal más grande de la ciudad, con 222,58 hectáreas de extensión y un espejo de agua de 35 hectáreas con 2 a 3 metros de profundidad.

    Recorrer sus senderos es vivir una inolvidable experiencia de naturaleza en la capital. Es sentir el aire fresco arrullado por los sauces, alisos y eucaliptos; es conocer la abundante vegetación acuática con sus espigas de agua; es alistarse para un maravilloso avistamiento de aves, con muchas de las 74 especies registradas, como la tingua bogotana, el pato de pico azul, el cucarachero y la garza real.

  • Es el humedal con mayor número de especies de aves en la capital, tiene 150 registradas. Con 40,4 hectáreas de extensión, este cuerpo de agua forma parte del corredor ambiental del sistema Córdoba, Juan Amarillo y Jaboque.

    Córdoba es un lugar de una belleza paisajística sin igual, el mejor escenario para la práctica del aviturismo y para aprender sobre insectos como libélulas, mariposas y escarabajos, además de otras numerosas especies animales y vegetales, entre endémicas y amenazadas, que recorren sus áreas preservadas.

  • El parque Ecológico Distrital Humedal Santa María del Lago, constituye una muestra representativa de la estructura y función de los humedales de la sabana de Bogotá.  

    Mediante recorridos y diferentes actividades lúdicas y pedagógicas se analiza la importancia del recurso hídrico y los humedales como ecosistemas que brindan bienes y servicios ambientales. Sus visitantes tienen contacto directo con la diversidad de flora y fauna (especialmente aves acuáticas) propias de este tipo de ecosistema generando reflexiones y saldos pedagógicos sobre la importancia de la protección y manejo adecuado de estos sistemas.

  • Entrenubes, localizado en el extremo suroriental de Bogotá, forma parte del grupo de cerros y montes de la cordillera oriental de Los Andes. Está conformado por tres cerros: Juan Rey, Guacamayas y Cuchilla del Gavilán, que hacen parte de las localidades de Rafael Uribe, San Cristóbal y Usme. 

    Es un sitio maravilloso, con alturas entre los 2600 y 3100 metros sobre el nivel del mar, con un alto valor paisajístico, biológico y ambiental.  Cuenta con tres tipos de ecosistemas y tiene fauna y flora propias de bosque alto andino y subpáramo.

  • El Parque Matarredonda, con una extensión de 1800 hectáreas, se encuentra al oriente del departamento de Cundinamarca, sobre la cordillera oriental, entre los municipios de Choachí y Ubaque y la ciudad de Bogotá. Su altura está entre los 3300 y 3500 m metros sobre el nivel del mar.

    Este maravilloso lugar, en el que puedes realizar actividades ecológicas, educativas, ecoturismo, camping y sensibilización, hace parte de las zonas de reserva de la sociedad civil y cuenta para la realización de los recorridos de interpretación, con ocho rutas por zonas de páramo, subpáramo y bosque alto andino. Un sitio ideal para los amantes de la naturaleza.

Páginas